7/25/2010

LAS 1.000 MILLAS!!!!

Des de un principio me he planteado las 1000 millas como un paso necesario, obligatorio para mi preparación, pero por el que hay que mirar de pasar sólo una vez. “En el momento en que empiece la aventura hay que acabarla como sea”, quedarse a la mitad por cualquier motivo a parte de la desilusión que esto podía representar, significaría un atraso importante en el planning para la calificación de la Minitransat del 2011. No importa tardar más o menos días, ir más rápido o más lento, sino llegar al puerto de inicio. Por ese motivo salí de Blanes con el barco cargado a tope de comida, agua, repuestos y la moral a tope!!!!!!

El recorrido marcado por la organización puedes empezarlo por donde sea y en el sentido que quieras, pero debes pasar por una boya en el centro del golfo de León, al norte de la isla Giraglia (al norte de Córcega), pasar la isla de Giannutri (situada entre Córcega y Italia) y pasar la boya de recalada de los mercantes del puerto de Barcelona, tanto de ida como de vuelta.

Había equipado el barco con todo el repertorio de velas para cualquier condición meteorológica que pudiera encontrar, llevaba la mayor, el solent, el spi 1, el spi 2, el spi 3, el gennaker, el tormentín y la mayor de capa, pero además llevaba repuesto para el solent, el spi 1 y el spi 3. Para la ocasión me llevaba 20 sobres de comida liofilizada, fruta fresca, pan de payés (me dejé todos los embutidos, etc), chocolatinas varias, barritas energéticas y de cereales, frutos secos, galletas saladas y dulces y una bolsa de golosinas que pensaba irme comiendo como premios a medida de ir consiguiendo los pequeños objetivos que me había marcado. Había subdividido las 1000 millas en tramos más pequeños de forma que siempre parece que estas alcanzando el objetivo que te has marcado y no tienes la sensación de no estar avanzando...

Así pues salí de Blanes dirección norte con la previsión que al poco de salir entraría el Garbí y me llevaría rápido hacia –el primer objetivo marcado, el cabo Creus. Subí el SPI1 al poco rato de haber salido y ya no lo bajé hasta medio camino entre el cabo Creus y la boya del golfo de León. Cuando el piloto automático dejó de funcionar en plena noche. Después de analizar las posibles opciones y que podía haber pasado bajé todas las velas me puse debajo la cubierta y finalmente conseguí arreglar el piloto (Sólo se había soltado el pasador que lo mantiene en posición horizontal y fijo y no podía trabajar y hacer fuerza), después de comprobar que no se había descalibrado volví a poner las velas (ahora solo solent y mayor) para poder descansar y dormir un poco mejor que hasta entonces no había podido hacerlo y dirigirme a mi segundo objetivo, la boya del Golfo de León, ya que el primero, el cabo Creus, lo alcancé con mucha rapidez gracias al garbí que no había dejado de soplar!!!

A las 04:15 del 14/07 paso la boya del golfo de León y pongo dirección al siguiente objetivo, Hyeres. Para mi dirigirme a Hyeres con mi Mini de sólo 6.50m era todo un reto y un desafío ya que la mayoría de veces que había estado o había oído comentarios sobre el viento en Hyeres siempre eran de mucho viento, con fuertes rachas. Los que hayáis navegado en Hyeres alguna vez estaréis de acuerdo conmigo seguro. Así que empecé a recorrer las millas hacia el siguiente objetivo con la tranquilidad que Ricardo me había dado con los partes meteorológicos, que pronosticaban vientos suaves i flojos para toda la travesía y la zona de costa de Hyeres. No obstante, llegando a la costa, a la altura de Marsella, empezó a soplar 25 nudos de morro con lo que tuve que hacer rápidamente dos rizos a la mayor y un rizo en el foque y empezaron a entrarme las dudas si el parte de Ricardo del que hacia varias horas no sabia nada por estar en medio del golfo haciendo la travesía había cambiado o si simplemente era un efecto térmico y eran brisas térmicas que amainarían con la bajada del Sol, como así sucedió, y realmente tuve poco viento delante de las islas de Hyeres. Pasé de noche toda la zona con bastante tráfico marítimo pero des de distintos pueblos pude ver los castillos de fuegos artificiales, (se pusieron de acuerdo todos a la vez!!)

La travesía entre Hyeres y la Giraglia cumpliendo la previsión meteorológica fue de muy poco viento, estuve muchas horas flotando y moviéndome muy poco a poco, eso si, siempre a rumbo. No lo parece pero aunque te muevas muy lentamente si te mueves en la dirección correcta avanzas millas porque el tiempo va pasando y te vas acercando al destino, en cambio si hay que cenyir y encima no puedes ir a rumbo directo (como fue la mayoría de la vuelta) se hace terrible!! A las 22:00 del 16/07 paso por el norte de la Giraglia i pongo rumbo a la isla de Giannutri, en mi mente “ya sólo quedan 90 millas para Giannutri, la mitad del recorrido”, cosa que no era 100% cierta ya que salí de Blanes y no de Barcelona y que una cosa es en distancia en línea recta y la otra es haciendo bordos o en tiempo invertido… yo creo que esto haría que la vuelta se me hiciera más larga y pesada que la ida, a parte del cansancio que iría acumulando.

La bajada hasta Giannutri fue muy rápida, la mitad de la noche con toda la mayor y el SPI3 con 18 nudos de viento y con un tráfico marítimo muy intenso hasta pasar la Isla de Elba que no me permitió dormir ni descansar ni un solo momento. Una vez tuve el SPI3 arriado y navegaba con el solent me pasó un Ferry muy cerca, demasiado cerca… creía que pasaba más sobrado i decidí cruzarle la proa… grave error, cuando ya no tenia posibilidades de maniobrar y pasarle por la popa, por que con el viento que había, de noche, solo y con el cansancio no se puede hacer tan rápido, el Ferry empezó ha hacerme destellos luminosos con un foco de una potencia enorme como diciéndome: ““filio de putanna” por aquí no puedes pasar, no voy a poder frenar o esquivarte!!!!!, no cruces!!!!!”, yo ya no podía hacer nada más que cazar escota, orzar un poco y intentar correr al máximo… miro por debajo la mayor y veo la luz roja y la verde dirigiéndose a mi grandes y resplandecientes como si las pudiera tocar… y yo diciendo “venga corre, corre!!!!!” después de unos segundos de infarto empecé a dejar de ver la luz roja, señal que ya le estaba pasando la proa, pero el susto ya nos lo habíamos llevado y ya no pude pegar ojo el resto de la noche pensando en los Ferrys que podía cruzarme y que luego casi no iba a encontrar. El no dormir lo iba a pagar caro más adelante…

A las 13:30 del 17/07 llego a la isla de Giannutri y empiezo el retorno hacia Barcelona. Durante el día tuve un viento suave de ceñida que me llevó al sur de la isla de Elba, donde al atardecer quedé encalmado y pasé toda la noche y madrugada intentando salir del sotavento de la isla donde había quedado con lo que pasé una segunda noche prácticamente en blanco. A parte del cansancio que había ido acumulando desde la salida llevaba las dos últimas noches sin dormir, eso me provocó ir cansado toda el resto del trayecto, pero fue donde empezaron las primeras alucinaciones, aún no era consciente de que me pasaba pero había veces que tenia la sensación de no estar solo en el barco, de que había más gente conmigo, con los que hablaba o simplemente condicionaban mis movimientos o decisiones, por ejemplo: varias veces creí que Marta estaba durmiendo dentro y no quería hacer ruido en las maniobras para no despertarla, o cuando yo estaba dentro que Anna estaba de guardia fuera, y más cosas que luego se fueron repitiendo y acentuando con el transcurso de los días.

Cuando conseguí por la mañana salir del sotavento de la isla de Elba me esperaba una ceñida con 22 nudos de viento hasta el cabo Corso, en la isla Giraglia, próximo objetivo a cumplir. En ese momento tenia dos posibles partes meteorológicos el de Meteo France por VHF que me anunciaba fuerza 7 de W NW, justo donde tenia que ir, encima del cabo Corso y el parte que me daba Ricardo que me decía: “nada, nada, yo aquí no veo viento, poco viento, no te preocupes!!!” Y yo le preguntaba “¿seguro que no tienes el otro parte?”, pensaba que me estaba engañando para que no me preocupara… pero no!!! Al salir del cabo Corso y pasar la Giraglia otra vez ( a las 17:00 del 18/07) el viento que tenía se fue y me quedé con poco viento del SE como Ricardo había pronosticado!!!! (QUE BUENA WEB DE METEO….. ;D)

Salí en dirección Hyeres otra vez pensando que cuando llegara podría comunicarme con Ricardo otra vez y actualizaros mi posición antes de hacer la travesía del Golfo de León, pero llegué de madrugada y no pude comunicarme con tierra antes de perder cobertura, con lo que seguí adelante sin previsión meteo aunque por la VHF habían anunciado vientos variables de componente S de fuerza 1-3. Pero se habían equivocado eran de 1-3 nudos!!!! Otra vez en calma pero esta vez el viento venia justo donde tenia que ir con lo que me harté de hacer millas fuera de rumbo a una velocidad ridícula. El cansancio se me iba acumulando, el. Sol quemaba y yo no podía hacer ni una hora a una velocidad digna hacia mi rumbo de destino!!!!!! Y para colmo era tan estúpido que era incapaz de ponerme a dormir y descansar…. En el barco durante el día me parecía encontrarme bien y me pasaba las horas intentando hacer avanzar el barco lo más rápido posible hacia destino, ya que con tan poco viento y la veleta del piloto medio estropeada no conseguía que el piloto hiciera buenos ángulos de ceñida. Y cuando no podía más aprovechaba para comer, beber, secar y arreglar y ordenar en interior o las cosas que se iban estropeando… Por la noche me venía un bajón al principio aunque no fui capaz de dormir con tranquilidad y empezaba a tener alucinaciones con gente, hablaba con ellos, creía que llevaban el barco ellos en lugar de hacerlo el piloto… (Tampoco era todo el rato!!!! Sólo de vez en cuando, no os penséis que estaba alucinando toda la noche!!).

A las 04:30 del 21/07 paso la boya del Golfo de León y me dirijo al siguiente objetivo, el cabo de Creus, siempre había pensado que una vez superara el Cabo de Creus de bajada ya podría dar por hecho el reto, nada más lejos de la realidad!! A 18 millas del cabo empezó a soplar 20 nudos, de morro otra vez!!!, lo que se tenía que convertir en tres horitas de placer se alargaron de forma interminable y no tuvieron nada de placer, pantoqueos, mojado, … además al pasar el cabo subió el viento con la aceleración y por la VHF no dejaban de transmitir distintos PAN-PAN (mensajes de problemas a bordo sin peligro para la gente) y incluso se lanzó un MAYDAY de alguien con verdaderos apuros en la zona del Cabo Creus, fue un momento tenso porque ves que está subiendo el viento a medida que te acercas al cabo y cada vez más “follón” en la VHF de gente con problemas. Además cometí el error de no escuchar el parte meteorológico para la costa catalana, pensando que ya me la conocía no habría problema, y en la costa francesa anunciaron fuerza 6 i pensé que simplemente era un térmico fuerte i que después pasaría…. Al final tuve más de 25 nudos hasta l’Estartit, me pasé todo el día hasta las 20:00h ciñendo a rabiar y avanzando muy lentamente con dos rizos en la mayor y un rizo en el solent. Acabé reventado de viradas y llevar el barco para poder pasar la ola alta y corta que se había formado sin pantoquear mucho y que todo el barco pareciera como si se fuera a desmontar. Al entrar la noche el viento fue amainando hasta quedarme encalmado delante de Sant Feliu de Guixols. Desde las “Illes formigues” hasta Tossa de Mar sólo tengo algunos recuerdos de lo que pasó y lo que hice, creo que estaba tan cansado que estaba medio sonámbulo por el barco. Fue aquí cuando tuve el encuentro de lo que hemos bautizados como “los tres peruanos a bordo”, la verdad es que recuerdo tener a tres hombres conmigo en el barco, eso sí sin ayudarme en lo más mínimo, tumbados encima la vela de proa y que tenía que pedirles que se movieran porque estaban en el medio… además cuando tuve que hacer la maniobra de izada del SPI1 en Tossa me acuerdo que pensaba, “serán vagos, al menos podrían ayudar…”. Puse el SPI1 con poco viento y a medida que me acercaba la Maresme fue rolando a la izquierda obligándome a irme a fuera y subiendo de intensidad, entonces, delante de Calella decidí trasluchar con 20 nudos y el SPI grande!! y estuve a punto de pegarme una buena leche, con lo que decidí bajar el SPI y quedarme con el solent para poder descansar y dormir un poco. Durante todo el tramo entre Calella y Mongat que fue donde se izo de día y volví a izar el SPI3 para llegar a la boya, tuve más alucinaciones, por un lado estuve mucho rato hablando con Anton, mientras yo intentaba dormir creía que el llevaba el barco y después tuve la sensación que yo me había hecho muy grande o que el barco se había hecho pequeño, no estaba seguro, pero notaba el barco más pequeño de lo que era en un principio respecto a mi!!! Un cosa rarísima, miraba la escotilla de entrada y pensaba que no me tenía que agachar tanto y que el “roof” tampoco estaba tan bajo antes… Al final amaneció y puse el SPI3 hasta la boya de recalada de los mercantes donde con 20 nudos y sin piloto tuve que hacer una arriada de SPI extrema para no pegármela, el piloto había decidido que no aguantaba con ese viento y que se iba de orzada!! Al final a las 08:00 del 22/07 volvía definitivamente para mi punto de partida, Blanes. Me quedaban sólo 33 millas!!! era un momento comparado con todo el resto… aunque tuve que ceñir con 25 nudos de levante y ola hasta la misma entrada del puerto, sólo amainó un poco entre Mataró y Calella, donde me puse a escuchar música con el Ipod a todo volumen, la alegría me empezaba a desbordar, estaba contento, muy contento, lo estaba consiguiendo, prácticamente lo había conseguido…. LAS 1000 MILLAS!!!!!

Delante de Malgrat de Mar, Jordi Garriga había salido con el windsurf a recibirme en el agua, por lo que fue una auténtica sorpresa para mi, se me acercó me felicitó por haberlo conseguido y me dijo que se iba para Blanes para salir a recibirme con una Zodiac del Club de Vela!! Un lujo!!!!

Finalmente, alrededor de las 15:00h del 22/07 llegué delante de Blanes, donde Jordi me esperaba con la Zodiac para lo pudiera necesitar en la entrada a puerto. Dejamos el barco en la gasolinera con todo a medio recoger para después poderlo sacar del agua con la grúa del astillero y nos fuimos a comer!!! Una comida de verdad y no como los liofilizados!!! Después de un buen atracón y de hablar todo lo que no había hablado en los pasados 10 días (excepto con las alucinaciones!!!) me acordé de la bolsa de golosinas que tenía como premios a los pequeños objetivos y que no llegué a abrir nunca. Nos la comimos en un momento durante el rato que tuvimos para sacar el barco del agua!!! Celebramos todos los objetivos cumplidos del tirón!!!!!!!!

3 comentarios:

Arare dijo...

Deumeu!
Aleix, ets tot un campió!!!

Llàstima que no fessis una foto dels peruanos!

Molts petons
Motse i Joan Salvador

Anónimo dijo...

eres un crack! yo tambien quiero hacer todo esto...

un saludo muy fuerte


Adolfo berrocal

regatista del club nautic sant antoni de portmany(ibiza) en 470 a dia de hoy..

alfredo vazquez dijo...

Buen resumen, que hace corta una travesía que no lo debió ser tanto.
felicidades